Política de cookies Seguir navegando
Utilizamos cookies para ofrecer a nuestros visitantes una forma más cómoda y eficiente a la hora de navegar por nuestra web. Al utilizar nuestra web aceptas nuestra Política de Cookies
Español     English
Explorando el Sistema Solar y más allá
Portada
MDSCC » Noticias » Noticia de NASA » Columnas de vapor de agua en Europa
Conectarse Suscribirse a las noticias

  Antenas
    Presentes
    Pasadas
    Futuras
    Vídeos
    Podcasts
22
Mayo
2018
Columnas de vapor de agua en Europa

Créditos: NASA/JPL-Caltech/Univ. de Michigan

 

Un equipo de científicos ha revisado datos de una misión antigua encontrando nuevas pruebas que aportan nuevos datos a la intrigante cuestión de si la luna Europa de Júpiter posee los ingredientes necesarios para albergar vida. Los datos aportan pruebas independientes de que la reserva de agua líquida subterránea puede estar arrojando penachos de vapor de agua sobre la capa helada de la superficie.

Los datos recopilados por la nave espacial Galileo de la NASA en 1997 se sometieron a modelos informáticos nuevos y avanzados para desentrañar un misterio (una curva breve y localizada en el campo magnético) que hasta ahora no se había explicado. Las imágenes ultravioletas previas del Telescopio Espacial Hubble de la NASA en 2012 sugirieron la presencia de penachos, pero este nuevo análisis utilizó datos recolectados mucho más cerca de la fuente que corroboran esta teoría.

La investigación fue dirigida por Xianzhe Jia, físico espacial de la Universidad de Michigan en Ann Arbor y autor principal del artículo. Jia también es co-investigador de dos instrumentos que viajarán a bordo de Europa Clipper, la próxima misión de la NASA para explorar la habitabilidad potencial de la luna.

"Los datos estaban allí, pero necesitábamos un modelo sofisticado para dar sentido a la observación", dijo Jia. El equipo de Jia se inspiró en volver a los datos de Galileo gracias a Melissa McGrath del Instituto SETI, en Mountain View, California. McGrath, miembro del equipo científico de Europa Clipper, hizo una presentación a otros científicos del equipo, destacando otras observaciones del Hubble sobre Europa.

"Uno de los lugares que ella mencionó nos sonó. Galileo hizo un sobrevuelo de ese lugar, y fue el más cercano que tuvimos. Nos dimos cuenta de que teníamos que regresar ", dijo Jia. "Necesitábamos ver si había algo en los datos que pudiera decirnos si había o no un penacho".

En el momento del sobrevuelo de 1997, a unos 200 kilómetros sobre la superficie de Europa, el equipo de Galileo no sospechaba que la nave pudiera estar rozando un penacho que surgía de la luna helada. Ahora, Jia y su equipo creen que su camino fue fortuito.

Cuando examinaron la información recopilada durante ese sobrevuelo hace 21 años, efectivamente, los datos del magnetómetro de alta resolución mostraban algo extraño. Basándose en lo que los científicos aprendieron al explorar los penachos en la luna de Saturno, Encélado, ese material en penachos se ioniza y deja un punto característico en el campo magnético, sabían qué buscar. Y allí estaba en Europa, una curva breve y localizada en el campo magnético que nunca se había explicado.

Galileo llevaba un poderoso Espectrómetro de Ondas de Plasma (PWS) para medir las ondas de plasma causadas por partículas cargadas en gases alrededor de la atmósfera de Europa. El equipo de Jia extrajo esa información también, y de igual manera pareció respaldar la teoría de un penacho.

Pero los números solos no pueden pintar toda la imagen. Jia superó las firmas de magnetometría y ondas de plasma en un nuevo modelado 3D desarrollado por su equipo en la Universidad de Michigan, que simuló las interacciones del plasma con los cuerpos del sistema solar. El ingrediente final fue la información del Hubble, que sugería las dimensiones de los penachos potenciales.

El resultado que surgió, con un penacho simulado, coincidía con el campo magnético y las firmas de plasma que el equipo extrajo de los datos de Galileo.

"Ahora parece haber demasiadas líneas de evidencia para descartar penachos en Europa", dijo Robert Pappalardo, científico del proyecto Europa Clipper en JPL de la NASA, en Pasadena, California. "Este resultado hace que los penachos parezcan ser mucho más reales y, para mí, es un punto de inflexión. Ya no se trata de puntos inciertos en una imagen lejana ".

Los hallazgos son una buena noticia para la misión Europa Clipper, que podría lanzarse en junio de 2022. Desde su órbita de Júpiter, Europa Clipper navegará cerca de la luna en sobrevuelos rápidos de baja altitud. Si los penachos, de hecho, arrojan vapor desde el océano de Europa o lagos subterráneos, Europa Clipper podría tomar muestras del líquido congelado y las partículas de polvo. El equipo de la misión se está preparando ahora para estudiar posibles rutas orbitales, y la nueva investigación se incluirá en esas discusiones.

"Si existen penachos y podemos tomar muestras directamente de lo que viene del interior de Europa, entonces podremos ver con mayor facilidad si Europa tiene los ingredientes necesarios para la vida", dijo Pappalardo. "Eso es lo que busca la misión."

 

NAVEGACIÓN
SERVICIOS
Visita nuestro museo
- Talleres para niños
- Eventos y conferencias
Proyecto PARTNeR para estudiantes
Para radioastrónomos
De Madrid al cielo (próximamente)
Visita virtual a MDSCC (próximamente)
CONEXIÓN
Visita nuestro Facebook
MDSCC en YoutubeComenta nuestros vídeos
RSS de MDSCCRSS Noticias 24 horas
MDSCC en Twitter Sigue nuestro Twitter
MDSCC en TuentiSíguenos en Tuenti
SUSCRIBIRSE
Puedes recibir nuestras noticias directamente en tu correo:

Instituto Nacional de Técnica Aeroespacial Terminos de uso | Política de privacidad | Aviso legal
Copyright 2011 - 2018 © Madrid Deep Space Communications Complex (MDSCC)
Contacto: MDSCC
Webmaster: Jose Julio Alhambra